Preguntas frecuentes

Ortodoncia ¿Por qué realizarla?

Si los dientes no se encuentran perfectamente alineados, no se pueden higienizar bien, lo cual conllevará a tener caries y enfermedad periodontal (enfermedad que afecta encías y tejidos de sostén del diente). También se alterará la masticación al no haber un correcto engranaje dentario y como consecuencia no habrá una buena digestión. Puede afectar la dicción y fonación. Puede haber desgastes dentarios por contactos prematuros. Los dientes que están más expuestos en la mala oclusión frecuentemente sufren fracturas. Puede afectarse la articulación temporomandibular (ATM), que es la articulación que nos permite el movimiento mandibular apareciendo ruidos, chasquidos, crepitación, dolor y hasta limitación del movimiento mandibular. Puede alterarse la audición. Aunque se debe destacar que hay patologías sobre todo esqueletales (alteraciones óseas) que deben recibir tratamiento aún a más temprana edad. Los cambios que se pueden lograr con ortodoncia se aprecian tanto en la sonrisa, como el perfil de las personas, haciéndolas ver más armoniosas, jóvenes, aumentando así su autoestima y calidad de vida.

La ortodoncia ¿puede mejorar la autoimagen del paciente?

Psicología en relación a la Ortodoncia

La autoimagen del paciente con maloclusión es potencialmente generadora de conflictos psicológicos que el ortodoncista pasa frecuentemente por alto.

Aunque por un íntimo sentimiento de injusticia nos resistimos a aceptar que el atractivo físico de un individuo pueda influir en sus oportunidades educativas, laborales y sociales, lo cierto es que los valores que imperan en nuestra sociedad han ido generando una mayor conciencia general de las consecuencias que una alteración estética, particularmente facial pueda tener sobre el individuo que la padece.

Numerosas investigaciones han avalado que los sujetos más atractivos tienen una mayor autoestima, tienen una actividad social más intensa y son más autoafirmativos y corteses, tienden a ser considerados por los demás como más inteligentes, amigables y exitosos y reciben un trato preferencial.

La influencia del atractivo físico sobre la aceptación social del sujeto se pone de manifiesto desde la infancia. Dichos estudios concluyen que aunque el hecho parezca de algún modo rechazable la persona físicamente atractiva por lo general va a ser mejor aceptada socialmente desde su nacimiento, tanto en su entorno familiar, como de sus cuidadores, maestros y compañeros y que esta realidad se va a mantener durante toda su vida.

El impacto emocional de una deformidad o maloclusión, no guarda relación con su gravedad objetiva, sino más bien con la personalidad previa y estabilidad emocional de quien la padece y de la respuesta que genera en su entorno social. Se sabe que aquellos defectos que provocan burla dan lugar a sufrimiento y no es de extrañarse que pacientes que concurran al psiquiatra en edad adulta por trastornos de ansiedad o depresión refieran entre sus antecedentes una infancia desgraciada como consecuencia de persecución sufrida en el marco escolar simplemente por ser el “patito feo” de la clase o “dientes de conejo”. Muchas personas llegan a desarrollar cuadros de inhibición, fobia social, al querer evitar sistemáticamente exhibir su sonrisa, lo cual favorece que se les atribuya injustificadamente de arisca o inflexible. Poniendo en marcha un penoso círculo vicioso de falta de éxito social e infravaloración de si mismo que conlleva a una carga de sufrimiento para la persona.

Los factores que pueden llevar a un adolescente a solicitar recibir tratamiento ortodóncico son los siguientes: tipo de personalidad, influencias de los compañeros, los padres, los medios de comunicación, sentimientos de sufrir burlas por los demás, grado de percepción de distintos síntomas, repercusión de la maloclusión sobre el aspecto físico y la autoimagen y relaciones interpersonales del individuo.

Más allá de sacar rasgos o atributos de comportamientos basados en “apariencias” discriminando o recompensando las cualidades superficiales de la apariencia facial que puede parecer ofensivo y que viola nuestros valores culturales de justicia, las investigaciones muestran como la apariencia facial tiene una influencia penetrante en la forma de cómo las personas son vistas y tratadas, por ejemplo: profesores que sacan conclusiones halagadoras o peyorativas acerca de los estudiantes, se gana o se pierden oportunidades de trabajo, se buscan o se apartan posibles compañeros e incluso los jurados encuentran a los acusados inocentes o culpables.

Los tratamientos de ortodoncia y cirugía ortognática contribuyen a mejorar la calidad de vida y contribuir a las interacciones sociales más allá de una perfecta oclusión.

¿Cuál es la mejor edad para comenzar un tratamiento de ortodoncia?

Sería bueno realizar la primer consulta cuando la dentición primaria (dientes de leche) han terminado de aparecer en la boca de un niño. Esto alrededor de los 3 años. Muchos problemas que se tendrán en la dentición permanente se encuentran ya esbozados a esta tan temprana edad. No hay una edad óptima general para el comienzo de un tratamiento de ortodoncia, el momento de hacerlo será determinado por el profesional competente y dependerá de la clase de problema que el paciente presente. Determinar el momento óptimo para colocar aparatos es una de las decisiones más importantes que deberá tomar el ortodoncista, eso se llama Oportunidad de Tratamiento, y de la misma depende gran parte del éxito del mismo.

¿Entonces hay problemas que se controlan sin tratarlos?

Claro que sí, hay estadios de la dentición mixta (cuando hay dientes de leche y dientes definitivos coexistiendo en la boca) que no lucen muy bien, pero son completamente normales, por eso la necesidad de la consulta periódica, para que sea el profesional Especialista en Ortodoncia, quien interprete si esos cambios se están realizando correctamente.

¿Cuáles son las consecuencias de que un niño no reciba el tratamiento de ortodoncia si lo necesita?

Es difícil predecir cómo la falta de tratamiento de ortodoncia afectará la vida de cada uno. Ciertamente, un niño que necesita tratamiento de ortodoncia y no lo tiene, tendrá problemas con sus dientes en los años venideros, tanto es así que muchos pacientes adultos están volviendo a los tratamientos de ortodoncia. Las dificultades de no tener tratamiento de ortodoncia incluyen:

  • Dientes que estaban desparejos llevan al debilitamiento del esmalte y pérdida de los mismos.
  • Dientes que son difíciles de limpiar, que llevan a problemas de encías y eventual pérdida de los mismos.
  • Dificultad para masticar.
  • Problemas periodontales (de encía) en la edad adulta.

¿Qué tipo de problemas puede existir?

Apiñamiento dentario
Los dientes pueden estar mal alineados porque el hueso es muy pequeño o porque los dientes son muy grandes, o una combinación de ambas causas.

Dientes separados
Se da esta anomalía en casos donde alguna pieza está ausente o porqué los dientes sean muy pequeños, o el maxilar muy grande.

Mordida cubierta
Cuando los dientes anteriores superiores tapan por completo a los inferiores. También puede causar desgastes dentarios excesivos y alteraciones de la articulación temporo-mandibular (ATM).

Mordida invertida
Los dientes anteriores inferiores se encuentran por delante de los dientes anteriores superiores.

¿Cuáles son los beneficios de la ortodoncia?

  • Permite una buena dicción.
  • Mejora la masticación y digestión.
  • Favorece la salud de la ATM.
  • Disminuye la cantidad de caries.
  • Disminuye problemas periodontales y manchas.
  • Mejora la estética facial.
  • Mejora la autoestima.